Cámaras de seguridad: ¿Cómo elegirlas?

Para vigilar lo que pasa en casa, para echar un ojo a tu bebé o mascota, para controlar los alrededores de tu hogar son muchos los motivos para poner una cámara de seguridad en casa. 

La adquisición de una cámara de seguridad es una decisión que debe ser tomada con mucho cuidado, debido a que su funcionalidad debe darte confianza y, lo más importante de todo, estás poniendo la seguridad de tu familia y tu hogar en las capacidades de estos productos. 

En el mercado existe un sin número de cámaras de seguridad. Por ello en este post de Carbone Store te comentaremos algunos aspectos que pueden ayudarte a elegir el equipo adecuado, el que mejor se ajuste a tus necesidades.


¿Qué es una cámara de seguridad?

Las cámaras de seguridad son dispositivos tecnológicos que operan simplemente mandando un archivo de imagen o vídeo hacia un dispositivo de almacenamiento. Y posterior a esto, se envía dicho archivo a algún mecanismo de visualización, como pantallas de televisión o computadora (cámaras tipo IP) e incluso equipos móviles como teléfonos o tablets. Dicha información que a su vez puede ser consultada por el usuario.

Una cámara de seguridad se puede ubicar en distintos lugares, ya sea en un hogar u oficina, en una tienda o en una industria, hay muchas posibilidades de aplicaciones donde pueden ser instaladas. Todo depende de las necesidades del usuario.

Las cámaras de seguridad se suelen combinar con sistemas de alarmas. 

Cámara De Seguridad Inteligente Con Wifi 1080 HD/16Gb

Cámara De Seguridad Inteligente Con Wifi, A Prueba De Agua. 3MP
Cámara de Seguridad

Cámara De Seguridad Inteligente 360° Para Interiores, Con Wifi. 2MP 1080P. EZVIZ

Cámara de Seguridad

Cámara De Seguridad Inteligente Wi-Fi Para Exteriores, Con Batería. EZVIZ

Cámara de Seguridad

Cámara De Seguridad Con Carga De Panel Solar, Con Wifi 1080 HD Y Audio

 Cámara de Seguridad

¿Qué tecnologías de cámaras de seguridad existen?

Básicamente, encontramos dos tipos de tecnología:

  • Analógicas 
  • En red o IP (que también pueden ser inalámbricas Wi Fi)

Todas las cámaras de seguridad tanto analógicas como IP tienen como base un proceso de captura de iluminación, conversión de la señal lumínica en energía eléctrica y una etapa de procesamiento electrónico de la señal. La diferencia fundamental entre las cámaras analógicas y en red es como se procesa y se transporta la señal de video.

Las cámaras analógicas procesan la señal de vídeo de forma que el resultante es una señal análoga que se transmite sobre un medio físico portador (Cable Coaxial) según los formatos de transmisión de video estándar que actualmente se usan como HDCVI, HDTVI, AHD.

En el caso de las cámaras IP, la señal se digitaliza y se transmite por medio del protocolo de redes TCP/IP sobre las redes Ethernet. Este tipo de cámaras tiene algunas ventajas sobre las analógicas como las funciones de análisis de contenido de video, visualización de vídeo en red, grabación en memoria dentro de la cámara, entre otras.

 

Cómo elegir una cámara de seguridad

Resolución del vídeo: Vas a encontrar modelos 4K y 2K, pero para visualizar lo que está pasando una calidad de 1080p ofrece suficiente nivel de detalle y funciona bien con la retransmisión de datos de una red Wi-Fi estándar.

Ángulo de visión: A diferencia de las webcams donde la idea es que graben en primer plano para videollamadas, aquí interesa que cubra una buena parte del área para que podamos ver qué está pasando en el entorno. 

Audio bidireccional: No tiene que ver con la calidad de grabación, pero escuchar lo que pasa y poder intervenir resulta interesante: para calmar a tu bebé, evitar que tu perro se suba al sofá o simplemente estar al tanto a lo que sucede en el exterior de tu hogar.

Alertas de movimiento: una función que interesa tanto en exteriores para diferenciar un gato de un intruso o para saber si quien entra en la cocina es una persona o el perro.

Visión nocturna: Nos permitirá visualizar qué está pasando cuando no haya luz o en luminosidad escasa. Si tienes especial interés en la noche, las hay con visión nocturna coloreada.

Dónde almacenan las grabaciones: en local, en la nube o en ambas.

Escalabilidad: Aunque quizás solo quieras una cámara, si la idea es montar varias para conformar un servicio de vigilancia, entonces interesa que sea ampliable.

Alimentación: mediante cable o con batería (también hay opciones solares para exterior). Mientras que las primeras nos abocan a tener un enchufe cerca (en interiores no es problema), con las segundas podremos realizar la instalación de forma fácil y en cualquier parte. Del mismo modo, también las hay con conectividad Wi-Fi o con ethernet para una conexión cableada.

 

Debes pensar siempre que al comprar una cámara de seguridad estás destinando dicha inversión en el bienestar de tu familia, tus mascotas y tus establecimientos aun cuando no estés presente.

Te será de mucha utilidad elegir este tipo de dispositivos, ya que tener la confianza de que tu hogar, tus familiares e incluso tus mascotas se encuentran vigilados incluso lejos de ti, es totalmente imprescindible. Al ser dueño de un negocio podrás no solo mantener vigilado tu establecimiento, sino también a tus empleados y clientes, que se sentirán más protegidos y seguros.

Te invitamos a que ingreses a tienda online Carbone Store. Allí encontrarás en nuestras colecciones de tecnología este producto y muchos más para tu hogar, oficina o tienda. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados